EL V.E.C.T.O.R. DEL ÉXITO EN LA EMPRESA: #3 = COMPROMISO

Ya sabes a dónde te has propuesto llegar, y ya has determinado cómo vas a llegar a ese destino. Has pintado el cuadro del éxito, lo has llenado de colores y matices, lo has comunicado a tus colaboradores. Has diseñado el camino para conseguir el éxito que te has propuesto, has hecho la ingeniería del tablero, jugada por jugada, para conseguir la victoria en cada partida. En pocas palabras, ya has definido tu Visión y has diseñado tu Estrategia. Hasta aquí, el plan, el propósito, el camino y sus implicaciones están bien definidos. Es hora de comenzar a construir ese camino y andarlo sin descanso, hasta llegar al destino establecido. Es hora de asumir el Compromiso (C) del trabajo para construir la nueva realidad, de forma tangible y efectiva.

El Compromiso es la esencia de la magia de la acción que se asume con pasión y entrega. Es la llave que abre las profundidades de la conciencia y la vinculación autónoma con las metas y sus logros. El Compromiso es la catapulta que lanza hacia el infinito las capacidades de cada colaborador, potencializadas al máximo, multiplicándolas con el fuego del entusiasmo y de la confianza en el éxito que estamos construyendo. El Compromiso es la clave para integrar en la unidad de la acción efectiva, los esfuerzos de esos individuos que, como por arte de magia, comienzan a sentirse equipo y a actuar como tal.

Compromiso es el precursor de la responsabilidad, cuyo precursor, a su vez, es la autoresponsabilidad que se sustenta en el autocompromiso, en el compromiso más importante de todos: el compromiso consigo mismo, con la propia vida y con el propio futuro y el propio trascender del ser. Es la chispa que incita a trabajar y forjar la meta-persona, la persona de la persona, la esencia consciente interior que fundamenta todo lo que se construye hacia lo externo, hasta llegar a la persona y al personaje, al rol que ésta debe jugar para conseguir el logro planteado. Solo quien tiene mucho dentro puede dar hacia fuera, y el autocompromiso, el compromiso consigo mismo, es la base para construir – con disciplina, entrega y dedicación – las fortalezas internas que sustentan la acción externa. Y esa acción externa es la causa inequívoca del logro, del resultado, de la consecución de la Visión que ha sido comunicada y compartida y para la cual hemos elaborado y establecido las Estrategias que la convertirán en realidad triunfal.

Compromiso es acción, trabajo, pasión y consistencia; es la determinación de levantarte no importa cuántas veces caigas… levantarte, aprender, seguir, y construir. Compromiso es también coraje; coraje para atreverse a ir más allá, a mejorarte cada día, a poner en práctica las estrategias contraintuitivas, romper los moldes, actuar de forma inesperada y hasta de forma calculadamente incoherente, desestabilizando el status-quo y creando la nueva realidad con cada paso, con cada acto, con cada decisión, siempre alineado con la visión y los principios fundamentales.

Es también la base de la tolerancia, la inclusión y la capacidad de guiar a otros, mostrarles el camino, enseñarles cómo transitarlo, acompañarlos en su ruta al éxito – que es de todos – y ceder, haciéndonos a un lado para que cada quien pueda logra su parte cuando así corresponde.

Compromiso implica autorregulación y autodesarrollo, ser luz en sí mismo para poder iluminar el camino del éxito compartido. Implica dar el primer paso, a sabiendas que ya no podemos rendirnos ni volver un paso atrás.

Sobre una Visión inspiradora y retadora, habilitada con las Estrategias creativas y disruptivas adecuadas, el Compromiso es el secreto para conseguir – mediante el trabajo y la acción efectiva – los triunfos y lauros esperados, en consonancia con un proceso de autodesarrollo, evolución consciente y reinvención continua.

Carlos J. Yunén 2014; Todos los Derechos Reservados.
logo_negro

Leave a Reply

Tagged , , , ,
%d bloggers like this: