EL V.E.C.T.O.R. DEL ÉXITO EN LA EMPRESA: #4 = TRANSFORMACIÓN

Nuestra próxima parada en la trayectoria de nuestro VECTOR de Éxito, es la T… la Transformación. Cuando existe una Visión clara, llevada la práctica por medio de Estrategias creativas y robustas, e implementada con un profundo Compromiso, la Transformación es la consecuencia obligada de la acción efectiva en la dirección establecida.

La Transformación es la metamorfosis de las ideas en soluciones, de planteamientos en acciones, y de sueños en realidades. La Transformación es el engranaje que se convierte, a la vez, en proceso y producto tangibles. Es la esencia de la generación y producción de valor. Es el fundamento del propósito cuando el norte está alineado con la intención de servir, de producir, de generar valor, de aportar alternativas, de crear valor, de crear riqueza. La Transformación es la dinámica que mantiene viva las ideas, las organizaciones, y los sistemas; es la naturaleza esencial de la Naturaleza. Es el proceso natural de renovación, desarrollo, crecimiento y evolución continua que todo ser (y una organización o empresa es un ser vivo!) debe experimentar como única alternativa ante la muerte y la desaparición.

Al hablar de Transformación, lo debemos contextualizar en dos vertientes. En primer lugar, cuando asumes con compromiso las estrategias que te llevan a la visión, vas a estar Transformando el mundo, el mercado, tu entorno con el producto de tu trabajo, de tu esfuerzo, de tu entrega, de tu servicio. Al mismo tiempo, tienes que estar abierto para ser transformado en el proceso; es un procedo de doble vía. A través de lo que haces transformas. A través de transformar, te transformas.

Vas caminando en ese vector, y mientras vas caminando, desarrollando, creciendo, teniendo éxito en tu emprendimiento, tú también creces, te desarrollas, y te acercas a lo que Stephen Covey ha llamado la “victoria personal”. Al mismo tiempo, afinas tu visión, sintonizas mejor tus estrategias, te afianzas más en tu compromiso, y, por lo tanto, energizas la llama de la pasión por tu meta e infundes un impulso extraordinario a la aceleración del vector que te conduce al éxito. Así, te haces mejor empresa, mejor institución, mejor equipo, mejor persona, haciendo mejor a tu entorno, a los que te rodean, a tu mercado, a los que, de una forma u otra, reciben el fruto de tus acciones, de tu idea, de tu trabajo. Se produce una simbiosis virtuosa entre la transformación del producto, del servicio, del proceso y la autotransformación del individuo, del equipo, de la organización misma.

La Transformación es la consecuencia más evidente del verdadero liderazgo. El liderazgo hace mejores a las personas que trabajan con el líder y esto, a su vez, hace mejor al líder mismo quien, a través del proceso de liderazgo, se autocatapulta en la espiral del autodesarrollo, honrando así las raíces de su autocompromiso.

 

 

 

Leave a Reply

Tagged , , , ,
%d bloggers like this: