La Permanencia Depende del Propósito

Sobre la base de la intención de sus orígenes, existen tres tipos principales de organización, con claras y evidentes características particulares imbuidas en sus respectivos códigos genéticos.

En primer lugar, tenemos el tipo de organización que existe como medio para que una persona, o un grupo de personas, manifieste a través de ella sus vocaciones, sus inquietudes, sus creencias, sus intereses, sus propósitos. Es un tipo de organización que, por naturaleza, adquiere su identidad a imagen y semejanza de aquél o aquéllos a cuyos propósitos sirve.
Esto podemos verlo en empresas, asociaciones, clubes y hasta partidos políticos, que son simples instrumentos (consciente o inconscientemente) de sus llamados “líderes”.
Para estas organizaciones, su rango de permanencia está predeterminado desde el origen: existirá en tanto permanezca con vida la persona o grupo que le dio origen, o las razones que éstas albergaron como simiente de la organización. En otras palabras, su ciclo de vida es apenas un segmento en la curva del ciclo de vida de quienes le dieron origen.
Un segundo tipo de organización está representado por aquellas configuraciones que buscan ser patrimonio y medio para que un fundador o un grupo de fundadores perpetúe sus vocaciones, intereses y propósitos a través de las generaciones, siempre manteniéndolas dentro del mismo clan o grupo. Estas, por lo tanto, permanecerán mientras permanezcan vivos en las nuevas generaciones del clan los intereses y la base filosófica que les dio origen, así como las intenciones e intereses que las motivaron.
Ya sea por una, dos, tres o diez generaciones, la esencia aquí radica en el hecho de que la propiedad y direccionamiento se mantienen cerrados dentro del clan a través de las generaciones.
Finalmente, existen las organizaciones cuya vocación es trascender más allá de sus fundadores e ideólogos, y hasta de ellas mismas. Son organizaciones con vocación institucional, que reconocen y asumen la responsabilidad de convertirse en entes de permanencia más allá de generaciones, y que procuran dejar un legado con impacto más allá de los intereses originales de un grupo.
Estas instituciones reconocen que, con el tiempo, se han convertido o se convertirán, no en el canal o justificación de unos pocos, sino en el patrimonio de toda una sociedad o un mercado, y que a ellos se deben, en términos de principios, valores, responsabilidades y resultados.
Estas instituciones están forjadas para durar para siempre, evolucionar, crecer y trascender, de forma creativa, dinámica y con identidad propia.

Leave a Reply

Tagged , ,
%d bloggers like this: