MAR: Componente M = Metas

En el proceso de liderazgo, el cual hemos esquematizado utilizando las siglas M.A.R., comenzamos por el componente correspondiente a las Metas. Este componente se subdivide en dos pasos de suma importancia. El primero, establecer las metas. El segundo, comunicarlas efectivamente. A continuación nuestras recomendaciones para realizar estos pasos de forma exitosa:

  1. Establecer Metas:
    1. Las metas deben ser claras, sin ambigüedades; precisas, evitando cualquier confusión potencial.
    2. Preferiblemente numéricas.
    3. En su defecto, deben estar fundamentadas sobre entregables específicos.
    4. Toda meta debe tener una fecha de término y, preferiblemente, fechas intermedias con metas intermedias, que sirvan para medir y comprobar los avances, y evaluar el desempeño de forma continua.
    5. La meta debe significar un reto que estire los esfuerzos, las capacidades y la creatividad de los ejecutores.
    6. Al mismo tiempo, deben ser realizables en el plazo previsto y sobre la base de los recursos disponibles.
    7. Toda meta debe estar alineada y armonizada con las estrategias, objetivos y metas de la organización como un todo.
    8. Deben aclararse y establecerse las restricciones y límites relacionados con la meta (límites de recursos, efectos a evitar, etc.)
  2. Comunicar las Metas:
    1. La comunicación de metas debe darse de manera personal, cara a cara, e individualizada.
    2. Esta comunicación debe ser completa, clara, precisa.
    3. Es esencial que se contextualice al ejecutor en términos de comprender, entre otros aspectos:
      1. Cómo cada meta se relaciona con las estrategias y objetivos de la organización a mediano y largo plazo, y cómo se relaciona con las demás metas en proceso de ejecución
      2. Cómo aporta en el momento actual y en el futuro al éxito de la organización
      3. Por qué es importante en términos de su desempeño y desarrollo como colaborador y miembro del equipo
    4. El ejecutor debe conocer desde el principio:
      1. Los recursos que estarán a su disposición
      2. La forma y la frecuencia en que se evaluará su desempeño en relación al logro de la meta
      3. Cuáles personas o individuos le pueden ayudar, apoyar u orientar en el logro de la meta
    5. Si el ejecutor es un colaborador con experiencia o conocimiento en el tema, es importante conversar sobre el mismo y, sobre la base de este diálogo, llegar a acuerdos específicos en cuanto al qué, el cómo, el cuánto y el cuándo de la meta; en otras palabras, mediante este diálogo abierto, se puede modificar el planteamiento inicial de la meta, si es que ésta – en términos organizacionales – puede ser modificada.

logo_black copy

Carlos J. Yunén 2014; Todos los Derechos Reservados.

cyunen@cgmeta.com

http://carlosyunen.com

http://do.linkedin.com/pub/carlos-josé-yunen/11/918/195

https://www.facebook.com/cyunen

@CarlosYunen

Leave a Reply

%d bloggers like this: